Incapacidad permanente absoluta

La Incapacidad permanente absoluta

Un accidente o una enfermedad, sea física o mental, nos puede incapacitar para el ejercicio de cualquier actividad remunerada, en otras palabras, para trabajar. Estaríamos en una situación de incapacidad. Si esta no es circunstancial, entonces estamos ante una situación de incapacidad permanente. Si además, no podemos realizar ningún trabajo, entonces estamos en una situación de incapacidad permanente absoluta. En este caso, tendremos derecho a una prestación. Veremos a continuación bajo qué circunstancias nos hemos de encontrar para caer bajo esta categoría.

incapacidad permanente absoluta Incapacidad permanente absoluta

Hay dos aspectos que serán valorados para determinar la incapacidad laboral del trabajador. Por un lado, debe padecer alguna lesión, enfermedad o patología cuya magnitud suponga limitaciones graves a nivel funcional, tales que la realización de la actividad laboral suponga un riesgo para el trabajador o para terceras personas. Casos de enfermedades respiratorias graves, enfermedades cardiovasculares o esclerosis múltiples podrían ser ejemplos de esta situación.

Por otro lado, si debido a una patología, accidente o enfermedad no podemos someternos a un calendario de trabajo, un horario laboral o a las actividades que suponga la realización de una actividad laboral, con una mínima fiabilidad, continuidad y flexibilidad, entonces también estaremos en la categoría de incapacidad permanente, ya que se considerará que estamos incapacitados para el trabajo. Aunque pudiéramos realizar las actividades propias del trabajo, existirían otras limitaciones que nos impedirían el desempeño de nuestra labor con constancia y de forma continuada.

Ahora supongamos una situación en la que un trabajador no pudiera realizar ninguna labor. Obviamente, caería bajo la categoría de incapacidad permanente. En otro caso, suponiendo que nuestro trabajador desempeña su labor en un departamento de atención al cliente, en el que únicamente atiende un teléfono y correos electrónicos, entonces si la dolencia no le impide hacer esta tarea, no caería bajo esta categoría, a no ser que no pudiera realizar el trabajo de forma continuada y respetando un calendario laboral. De modo que todo dependerá de las circunstancias particulares del trabajador, tanto de la actividad laboral que ejerce, como de la dolencia que podría impedir que la ejerciera.

Si tienes dudas al respecto o te ves en algún conflicto legal, o si tienes alguna cuestión sobre asuntos relativos a la jubilación por incapacidad, sobre los tipos de incapacidad y otros temas relacionados, puedes ponerte en contacto con nosotros, tanto a través de nuestros teléfonos (900 828 865; 914 764 125 y 677 379 968), como mediante nuestro formulario online.

© Imagen: ogaresaccesibles.org

Los comentarios están cerrados.

 
Comparte Esta Página
 
Delicious

Warning: Creating default object from empty value in /homepages/45/d375229386/htdocs/incapacidad/wp-content/themes/kaboodle/functions/admin-hooks.php on line 160